Si consideramos, actualmente, lo rápido y fácil que es acceder a la oferta ilimitada y cada vez mayor de material pornográfico, no debería sorprendernos que cada vez se hable más, en términos científicos y no científicos, del efecto del porno en la vida de las personas. Pero, ¿a fin de cuentas es este impacto positivo o negativo?

La mayoría de las investigaciones demuestran que el porno tiene efectos a largo plazo profundamente negativos en la vida, las relaciones y en general en nuestra sociedad, puedes hacer clic aquí para acceder a nuestra creciente base de datos de investigación sobre el tema (https://truthaboutporn.org).

Si te has encontrado con artículos de este tipo, pero aún no has encontrado una motivación para liberarte del hábito de mirar material pornográfico, aquí tenemos para ti 10 buenas razones para hacerlo. (¿Y si no fueran suficientes? Entonces también podrías echar un vistazo a estas 15 razones que explican científicamente por qué el porno no te hace bien ni a ti ni a la sociedad (https://fightthenewdrug.org/3-reasons-why-watching-porn-is-harmful/).

1. Tener una comprensión más sana del sexo
El mundo sexual fantástico construido con fantasías eróticas a menudo muy alejadas de la realidad, es probablemente la mentira más grande que vende la industria de la pornografía. Desafortunadamente, cuanto más se adentra el usuario en este mundo, más fácil es que la realidad se convierta en exactamente lo contrario a esas fantasías. Cuanto más una persona consume pornografía, más difícil puede ser para una relación real estar a la altura de las fantasías pornográficas. Por eso te invitamos a liberarte de todas las distorsiones del sexo que presenta la pornografía y a llevar de nuevo la intimidad sexual a su forma sana y auténtica. Procura desarrollar en ti una mentalidad y una expectativa más sana acerca de la sexualidad.

2. La pornografía es como una droga
Externamente, la cocaína y la pornografía no parecen tener mucho en común, pero un número creciente de estudios muestra que el consumo de pornografía puede hacer que el cerebro libere las mismas sustancias químicas inducidas por el uso de drogas que dan una sensación de bienestar y placer. Y tal como sucede con las drogas, los mediadores químicos de placer como la dopamina y la oxitocina llevan al consumidor a repetir el comportamiento que condujo a la liberación de esas sustancias. Además, con el tiempo, para mantener el mismo nivel de interés y excitación, los consumidores sienten la necesidad de aumentar la dosis de pornografía y de buscar material cada vez más sugestivo. Deshazte de él antes de quedar atrapado en este círculo vicioso, ¡experimentarás una profunda sensación de libertad y podrás vivir tu vida a su máximo potencial!

3. Mejorar tu comportamiento y restaurar tu moralidad
Tarde o temprano, a los consumidores de pornografía comienzan a excitarles las cosas que inicialmente les disgustaban o que van en contra de sus principios morales. Lo peor es que con el tiempo se empieza a creer que los actos sexuales extremos o peligrosos presentados por la pornografía son «normales» o más comunes de lo que son en la vida real. La pornografía claramente promueve un modelo destructivo que no solo compromete lo que creemos, sino que también es capaz de cambiar nuestras ideas y de arruinar las relaciones cuando a la pareja se le aplica la presión de tener el mismo rendimiento y vivir la sexualidad con los mismos estándares establecidos por el porno. Estos comportamientos destructivos desaparecerán en el momento en que decidas cortar esta peligrosa influencia sobre tu vida.

4. Construir conexiones más profundas
La industria pornográfica trata a las personas como si fueran objetos y comercializa el acto sexual. No hay nada romántico ni realista en el sexo pornográfico y desconecta seriamente al consumidor de la realidad. Esto hace que sea más difícil para un consumidor de pornografía establecer una conexión íntima con una persona real. Desconectarte de la pornografía para volver a conectarte con una persona real te hará sentir libre y calmará la sensación de incompletitud.

5. Apreciar tu cuerpo y tu pareja
El maquillaje, las cirugías, el Photoshop y la actuación en el porno provocan una visión poco realista del cuerpo humano y de la sexualidad. Inconscientemente comenzamos a compararnos con lo que vemos, con el resultado de que en la intimidad de pareja nos abruman los pensamientos de insuficiencia y baja autoestima. ¡Liberarte de la pornografía restaurará una sana visión de tu cuerpo y la confianza en ti mismo! Además de cambiar la percepción del cuerpo, el porno puede llevar a sus consumidores a menospreciar el sexo opuesto, ya que gradualmente los acostumbra a la idea de considerar a los demás simplemente como objetos de placer y no como seres humanos con características maravillosas y únicas. De hecho, la pornografía promueve una visión totalmente imaginaria de cómo se ven y se comportan las personas, creando una realidad excitante, pero falsa y fuera del alcance de tu pareja. Uno de los primeros efectos positivos que reportan las personas que dejan la pornografía es la capacidad de apreciar auténticamente la belleza del sexo opuesto, dejando de verlos solo como objetos de placer.

6. Dejar de apoyar el tráfico sexual y la violencia detrás de la pornografía
Está claramente demostrado que hacer clic en sitios porno alimenta la demanda de tráfico sexual (https://fightthenewdrug.org/media/how-porn-fuels-sex-trafficking-video/). Hay innumerables víctimas de este tipo de comercio que se ven obligadas a tener relaciones sexuales frente a una cámara. Desafortunadamente, incluso en la industria «legitimada» de adultos, los actores porno son con frecuencia víctimas de violencia, coerción y abuso de drogas (https://fightthenewdrug.org/10-porn-stars-speak-openly-about-their-most-popular-scenes/). No hay ninguna manera de saber si lo que estamos mirando esconde este tipo de realidad. Si te niegas a hacer clic, te niegas a contribuir a la solicitud de explotación sexual.

7. Vivir con sinceridad
No todos los consumidores de porno mienten sobre su adicción, pero la mayor parte se avergüenza y se siente obligada a ocultarla. Admitido o no, es comprensible imaginar que tu pareja o las personas que te aman no saltarían de alegría ante la idea de imaginarte pegado a una pantalla viendo material pornográfico. La verdad es que cuando vives una mentira por un buen tiempo comienzas a convencerte a ti mismo, y entre más mentiras continúes diciendo, más difícil será decir la verdad sobre cualquier cosa. Saca a la luz tu secreto, te garantizamos que te sentirás libre como antes.

8. Proteger tu dinero y tu tiempo
La industria pornográfica tiene una facturación global de 97 mil millones de dólares. Y tú, ¿con cuánto has contribuido? Incluso si la respuesta fuera «con nada, utilicé material gratuito», trata de verlo de esta manera: el tiempo que pasaste viendo pornografía podrías haberlo invertido en otra cosa, por ejemplo, buscando un trabajo y así ganar algo, o para hacer algo mejor en tu trabajo o estar disponible para los demás. Por otro lado, el tiempo es el bien más preciado que tenemos, ¡decide aprovecharlo al máximo!

9. Encontrar a alguien especial
En el porno todo es mentira, desde el modo en el que las personas se miran, hasta cómo y por qué tienen sexo. A menudo los consumidores de pornografía están tan obsesionados con alcanzar algo que no es real, hasta el punto de perderse las relaciones auténticas. Las investigaciones han demostrado incluso que muchos hombres deciden no casarse porque creen que la pornografía es suficiente para cubrir sus necesidades sexuales (https://fightthenewdrug.org/the-results-are-in-men-are-choosing-porn-over-marriage/). ¡Deja esta mentira y ve en busca del amor de tu vida! Te está esperando.

10. Ten expectativas realistas sobre las relaciones – cree y elige el amor verdadero
A veces, cuando la pornografía ha logrado nublar en el consumidor la idea de una relación sana y de qué es el amor verdadero, se empieza a creer que el amor no existe y que no vale la pena esforzarse o luchar para buscarlo. Ser libre del porno también significa comenzar un proceso de sanidad de todas las mentiras con las que te ha llenado la cabeza y el corazón.

Por lo tanto, es importante recordar que la pornografía puede interferir seriamente entre tú, tu pareja y cualquier otra relación importante en tu vida. También puede traerte desánimo al darte una idea distorsionada de la realidad que te rodea y de ti mismo. Lo que cada uno de nosotros desea y necesita profundamente, es el amor. El porno puede matar el amor, pero solo si se lo permites. Así que elige el amor y gana esta batalla.

Artículo adaptado por Giorgia // Redacción Purex
Traducido por Julián // Purex en Español
fuente: fightthenewdrug.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario